Para enfrentarse a alguien hay que tener argumento y tú Susana no tienes ni argumento ni condimento ni ná.

Regresar al inicio