Hay amores que nunca se olvidan, como los del PPSOE que juegan al gato y al ratón pero follan (perdón, hacen el amor, que luego me lee mi madre y es una romántica empedernida) todos los sábados y tienen una relación ya bastante consolidada . Pero qué bien se llevan, si hasta practican cosas modernas como el beso negro.

Y es la historia de un amor como no hay otro igual

 

 

Y es la historia de un amor como no hay otro igual
Regresar al inicio